M

Arquitectura para todos

Estrategias para mejorar la iluminación solar en tu espacio

Divisorios_cristal_3.jpg

La primera estrategia a tomar en cuenta es buscar que no haya obstáculos para la poca luz que entre a tu hogar, evita colocar muebles directamente frente a las ventanas, a menos que sean lo suficientemente bajos como para no tapar la luz en absoluto. Dentro de lo posible trata de aprovechar las entradas de luz para iluminar más de una habitación eliminando los muros divisorios entre ellas, creando un solo espacio por ejemplo en cocina, sala y comedor. De igual manera se pueden utilizar celosías, divisiones de vidrio o puertas con cristales entre espacios hacia los que necesites llevar la luz natural. Los vidrios esmerilados pueden ser una buena idea cuando se requiere de un poco más de privacidad sin bloquear completamente la luminosidad.

espejos.jpg
colores bco.jpg
sun tunnel 2.jpg

Los colores y materiales con los que se revisten los espacios también puede influir en qué tan iluminados se perciben. Es importante considerar usar colores claros en techos, paredes, pisos y/o telas, muebles y accesorios como sillones, cojines, adornos o incluso los muebles de cocina. El blanco es el tono que más reflejará la luz ayudando a que el espacio sea más luminoso, pintar los techos blancos en cualquier caso puede ser una buena opción. Utilizar maderas claras para los pisos o piedras o losetas con algo de brillo también puede ser favorable. Los muebles y puertas también se pueden pintar de colores claros o blanco para crear el mismo efecto, incluso aquellas de los clósets, ya que muchas veces éstos constituyen una pared completa de una habitación. A la hora de escoger el color, se puede tomar en cuenta la orientación del espacio, si se encuentra hacia el sur puedes considerar colores fríos como el blanco o incluso un gris o azul muy claros, sin embargo para la orientación norte éstos podrían generar una atmósfera algo triste o apagada por lo que se podría optar por tonos más cálidos como el beige y el amarillo claro para balancear la luz fría del norte.

Ayudar a dirigir la luz hacia donde no llega es otra estrategia que se puede lograr de dos formas, la simple es con espejos. Colocar espejos de forma que la luz de las ventanas se refleje en ellos puede ampliar el área iluminada, se pueden colgar de frente a una ventana en el caso de luz del norte o de lado en las otras orientaciones, para evitar rayos molestos. Existen también algunas tecnologías como el tubo solar o Atrapaluz, una iniciativa chilena, que mediante tubos reflejantes captan la luz solar en la azotea y la transportan hacia lámparas solares dentro del hogar. Este método sin embargo puede ser más costoso, requerir de un poco de obra y sólo se podría lograr si el techo del departamento o casa se encuentra en el último nivel del edificio.

Finalmente el uso de cortinas puede servir para modular la luz en cualquier habitación. En principio hay que decidir si de verdad se necesitan en un espacio determinado y optar por la mejor solución. Utilizar cortinas semitransparentes es lo ideal cuando se quiere buscar más luminosidad en una habitación, buscando que el cortinero salga de los bordes de la ventana para que al abrir las cortinas no tapen la luz. En el caso de las orientaciones este y oeste se pueden usar persianas verticales que bloqueen los rayos directos pero aún así dejen entrar la luz. Las persianas horizontales pueden servir para lo mismo en la orientación sur.

 

 

Ahora ya sabes algunos consejos que te ayudarán a aprovechar la luz solar en donde vivas o trabajes. Recuerda que lo primero que se puede hacer es tomar en cuenta la orientación y acoodar los espacios de la casa u oficina de acuerdo a ello, ayúdate de nuestra guía y busca que el lugar en el que pasas la mayor parte del día sea la que recibe mayor luminosidad para así mejorar un poco tu bienestar, productividad y estado de ánimo.

cortina.jpg